Ulceras por presión

Escaras

Concepto:  

Las úlceras por presión, conocidas también como úlceras de decúbito o escaras, constituyen áreas localizadas de necrosis tisular de la piel y el tejido celular sub-cutáneo, incluyendo los músculos, que han estado sujetas a períodos prolongados de presión.


Etología:

Existen dos hipótesis que tratan de explicar la etiología de la úlcera por presión.

La primera que se plantea es debido a la isquemia provocada por la presión sobre las paredes de los vasos sanguíneos y linfáticos, la cual sobrepasa la presión de sus fluidos, se producen efectos anóxicos locales, así como la acumulación de metabolitos tóxicos en los tejidos locales provocada por la mala perfusión venosa. Se desarrolla además, un edema que empeora la nutrición de los tejidos.
La segunda considera que los cambios en la síntesis del colágeno producen una disminución de la resistencia al flujo del fluido intersticial. El fluido intersticial se detiene y se produce la necrosis, debido a la acumulación de productos en descomposición del metabolismo anaeróbico y de la incapacidad de su eliminación.
Las úlceras por presión son habitualmente clasificadas en grados o estadios según sistemas de clasificación que se basan en la profundidad de la destrucción del tejido.


Clasificación:

Estadío I

Eritema no blanqueante de la piel intacta (no está rota la piel) que constituye el antecedente de la ulceración. Pueden ser también indicadores el aumento de temperatura, el edema, el endurecimiento y en individuos de piel oscura la decoloración de la piel.


Estadío II

Pérdida parcial del grosor de la piel que involucra la epidermis, la dermis o ambas La úlcera es superficial y se presenta clínicamente como una abrasión, ampollas o cráteres pocos profundos, superficial.


Estadío III

Pérdida total del grosor de la piel con daños del tejido sub-cutáneo o necrosis del mismo. El daño no se extiende hasta la fascia. Clínicamente la úlcera aparece como un cráter profundo. Pueden presentarse excavaciones en el tejido adyacentes.


Estadío IV

Pérdida total del grosor de la piel, con destrucción extensiva del tejido subcutáneo que puede involucrar capas musculares, articulaciones y/o huesos. Pueden presentarse como un cráter profundo con excavaciones, y pueden incluir la presencia de tejido necrótico.


Necesitas un profesional de enfermería para tratar las ulceras? Solicita el servicio de Lilianurse, en un solo instante conseguirás una enfermera para tratar todo tipo de ulceras con toda la calidez humana de nuestros profesionales, no olvides que puedes solicitar el servicio por medio de nuestra aplicación disponible para Android y iPhone.